viernes, 8 de enero de 2016

Mela y su auto-retrato... o sobre su hashtag #innerme

He comenzado 2016 con una clara intención… la de mi auto-conquista… poco a poco vamos tomando un ritmo fluido en este grupo, una sensación que adoro cuando nace del sentimiento de las ganas y no de la obligación… hemos pasado un tiempo largo con pausa en el blog pero donde la comunicación vía WhatsApp viajaba entre diferencias horarias.

Mis primeros recuerdos de fotografía son de atardeceres y muchos de ellos en Africa, mi infancia… el mismo ritual, el tornasol del celaje, la pick-up que para con el motor encendido, el silencio que viene de los adentros del bosque y la súper-ocho, el tomavistas, en las pantorrillas de mamá… paradas interminables como las horas de reposo cuando eres pequeño a la espera de poder bañarte tras almorzar. Ahora soy yo esa pesada que persigue amaneceres y momentos… la vida en España fue un cambio brutal, sumando a ello la responsabilidad añadida de ser extra-mayor en una familia de padres emigrantes, el sacrificio de todos, las dolorosas despedidas en un andén, la llegada de la princesa de la casa, Mamá, directamente desde Chamberí en aquel taxi, un Seat 1400 negro y rojo, a la casita de los abuelos en el Barrio, mientras en la tele de aquella familiar cocina de formica disfrutábamos de la emisión de los payasos… Gaby, Fofó y Miliki en blanco y negro.

Todas estas pinceladas fueron forjando mi personalidad… la necesidad de tener amigos y su reconocimiento, mi imaginación desatada para proyectar esos lugares donde precisaba regresar, con diez años era una cuenta-cuentos extraordinaria y líder en juegos con los niños del patio… aprendí a vivir en un sexto piso sin preparación previa, los percheros en la oscuridad de la noche con la luz que entraba por los agujeritos de las persianas cobraban formas espantosas, aquellas pesadillas de incendios y mi reacción al saltar por la ventana, supongo que por eso no tengo miedo a las alturas y sí en cambio a las profundidades, soy una nadadora pésima, el mejor de los refugios eran nuestras camitas de 70 cms, dos para las cuatro hermaninas y allí soñar bien apretaditas… pavor a sentirme sola, fui feliz en la calle, cuando la operadora conseguía línea para hablar con mis padres y en vacaciones con ellos que siempre nos compartieron tantos sitios… gracias!

Mi cuento por excelencia “Peter Pan”… volar a Nunca Jamás… y casual o causal, el Universo me regaló a Campanilla y juntas vamos rociando nuestro polvo de estrellas en todo lo que hacemos.

Cada uno tiene la vida que le toca… ni mejor, ni peor… la que viene de serie para adaptarnos y disfrutarnos… me considero una romántica empedernida hasta para comer una gominola, odiaba las fiestas sorpresas por si nadie venía… cuántas inseguridades… en cambio, me pierde sorprender a los demás o buscar “eso” que les haga sentirse tan especiales… quizá ese fue el punto donde la fotografía y yo nos conocimos… apoderarme de una Kodak que tenía mi padre y acercar aquella mirilla a la retina fue literalmente mágico, era regalar todo cuanto yo quería en un click.

En 2004 me obligué a dar el salto al mundo digital… perdí aquel nerviosismo de ir a buscar el revelado del carrete de 24 negativos, pero me adentré en un mundo con posibilidades infinitas… de una cama de 70 pasé al refugio de mi cámara y aunque apenas diez años más tarde toqué fondo, ella me susurró los ingredientes del auto-conocimiento… una melaza de soledad, silencio, honestidad, sencillez, curiosidad y amor. Colapsé, me abandoné pero remonté con la fuerza del cariño de cuantos me acompañasteis en aquellos meses que pasaron sin pasar… con mi particular fe en la vida, conocí el “reiki”… saqué a la niña que llevaba dentro, continúo de aprendizaje, reconocí a ese ser alegre y positivo que nace de mi instinto y en mi ahora SOY, sin hipocresía, soy conmigo. Es el año de la auto-conquista… porque debo recuperar toda esa creatividad que en ocasiones se aletarga cuando mi yo más crítico me anula… a veces me sentí desdichada en el amor, en mis experiencias de pareja y con las personas que entraron y salieron de mi camino… pero he descubierto que no... amé de verdad y los “te quiero” que se arrancaron de mis cuerdas vocales fueron todos auténticos y cada uno de ellos genuino… mi corazón no olvida y su capacidad es infinita, desde los pasajes más delicados a los más enérgicos todos tienen cabida entre el bombeo de mi vida… conservan un otoño perenne… mi estación favorita! Sus colores me rematan!


Para mi auto-retrato he elegido el que Campanilla congelara para mí estas Navidades en Congo… me veo, me miro… poso pero no hay pose, y veo a esa niña que crece con El Principito, que cada día entiende menos de política, guerras o injusticias pero que nunca pierde la perspectiva del tamaño de la ilusión que se extiende en esperanza, ni de los planetas para comprender que no somos el centro del Universo… creo que aún no se ha estrenado en España, he tenido la suerte de verla surcando los cielos junto a Candela en tierra de nadie… qué instante, sólo nos faltó girar en la segunda estrella a la derecha, volando hasta el amanecer… nuestra próxima aventura!





Me quedo con el mensaje final de este trailer... crecer no es el problema, el problema es olvidar... vas a ser un maravilloso adulto...




A ti por dejarme ser de forma prolongada... te quiero!

7 comentarios:

Nay dijo...

Eres mi hada favorita ♥

Ferbaires dijo...

Mela, esa autoconquista de la que hablas está en marcha!!!!!!! y "eso que nos hace sentir especiales" y que tú consigues a través de tu cámara y sin ella, es también lo que hace que "seas contigo". Gira en la segunda estrella a la derecha, sin dudas!
Beso!!!!!

Siempre Mela dijo...

Nay... pues tu barita es de las más mágicas, que lo sepas! Muacc

Siempre Mela dijo...

Fer... qué regalo de Navidad me hiciste con tu visita! Te abrazo!

Vicky Bonifacio dijo...

Mela tu eres luz, tienes eso que llaman ángel, iluminas todo lo que te rodea y con tus palabras nos invitas a volar contigo.
Recuerda siempre que vales oro!

Catypol dijo...

A por todas mi querida Mela, si hay puede esa eres tu, seguro. Me gusta saber un poco más de ti, verte con trenzas, y leerte un poco más tranquila. Ese ánimo arriba!...y a conquistar el Mundo.
Un besazo

Josymar Thomas dijo...

Melaaaa, que hermosaaa! Me encanta conocerte un poco mas por dentro y por fuera. Que vivan los autoconocimientos, yo también estoy en esa búsqueda. Un abrazo grandoooteee y feliz 2016!!