martes, 24 de diciembre de 2013

Calendario fotográfico de adviento: día 24



Y el cocinero al fin salió de la cocina satisfecho por su trabajo, a toda la comida que había preparado para sus invitados sólo le faltaba el toque final. Fue a prepararse para la recepción, nervioso miró la hora por si llegaba tarde, pero no; dentro de 30 minutos llegaban todos, le daba tiempo para acicalarse. Cuando escuchó el timbre de la puerta corrió a abrir. Por la puerta entraban los primeros invitados y todos se sorprendían por el decorado navideño. Se saludaban entre ellos y felicitaban las fiestas. Los niños corrían a través de los mayores y los muy mayores se acercaban a la chimenea. Las parejitas jóvenes se miraban tiernos mientras sonreían. Las madres vigilaban que sus niños se portaran bien y los padres bromeaban entre ellos. 
Mientras el cocinero ultimaba todo y pedía a sus ayudantes que sirvieran bebidas y canapés, recordó que hacía que esa noche fuera especial. No era un niño Jesús que nacería el día de Navidad, tampoco San Nicolás que se pasearía por los tejados de todos esa misma madrugada, ni siquiera las ganas de volver a comer aquellas viandas que sólo cocinaba en esa fecha señalada. 
Recordó que esa noche todos compartían algo, los sentimientos afloraban con más facilidad y las palabras se volvían más amables. Y toda esa energía concentrada en una noche se volvía fuerte para el resto del año.

· FELIZ NAVIDAD ·




Foto y texto: Catypol

6 comentarios:

Isabel Antonia Gallego Garriga dijo...

Ainssss....Caty, precioso. Que lindó cuento. Gracias por tan bonita entrada

Catypol dijo...

Gracias guapa!! Muaks!!

Vicky Bonifacio dijo...

Hermoso texto Caty!!!
Muy feliz Navidad!

Catypol dijo...

Graaaaciiiasss Vicky!!! Feliz Navidad!

Gabriela dijo...

Que hermosa foto Caty y el texto me encanta, muchas gracias

Catypol dijo...

Gracias Gaby, muaks!