martes, 1 de diciembre de 2015

Veinticuatro ventanas, veinticuatro sorpresas

Los calendarios de adviento nos endulzan el tiempo de espera previo a Navidad  y este grupo de fotógrafas lo hará con una foto diaria más allá del día 25...  esperando 2016


Sus orígenes
El reformador Martín Lutero hizo de la Navidad una fiesta familiar con regalos para los niños. Como éstos solían recibir sus obsequios el Día de San Nicolás, su tiempo de espera se alargó.
Para facilitar esta espera fueron surgiendo muchas tradiciones como, por ejemplo, el calendario de adviento.
Con el tiempo esta tradición protestante conquistó a toda Alemania.
En muchos casos, las familias más humildes sólo pintaban con tiza veinticuatro rayas en la puerta de la casa y cada día un niño podía borrar una. Otras familias colocaban pajas en el nacimiento del niño Jesús. Velas y tiras de papel para arrancar son otras variantes de esta tradición. En las casas de las familias más ricas los niños recibían golosinas.
En 1902, la Librería Protestante de Hamburgo lanzó al mercado el que probablemente fue el primer calendario de adviento impreso. 
Un año después, el editor muniqués Gerhard Lang comenzó a vender imágenes coloridas para ser recortadas y pegadas en las veinticuatro casillas de una cartulina.
Los primeros calendarios de adviento con pequeñas puertas o ventanas salieron al mercado en 1920. Detrás de cada una de las veinticuatro ventanitas se escondía una imagen. En la época del nacionalsocialismo solo se imprimieron imágenes de figuras de cuentos de hadas y de dioses germanos.
A partir de la década del cincuenta, el calendario de adviento se volvió popular en toda Alemania, convirtiéndose en un producto barato de consumo masivo. Detrás de las ventanitas muchas veces se escondían imágenes de paisajes nevados y motivos cristianos. Algunos calendarios ya contenían chocolates u otras golosinas.
Hoy en día, se esconden figuras de chocolate o juguetes detrás de las veinticuatro puertas de un típico calendario de adviento. Para conquistar el mercado internacional, los motivos de las figuras e imágenes tienen que ser universales. Por ello, muchas veces, María y José son reemplazados por osos y árboles de navidad.
El calendario de adviento más grande del mundo se encuentra en Leipzig. Sus puertas miden dos por tres metros. En la actualidad, cada vez más casas en las ciudades son transformadas en calendarios de adviento.  Cada día literalmente se abre una ventana. 

7 comentarios:

Catypol dijo...

Qué preciosidad de fotografía! así de bonito empieza el mes, gracias Mati

Vicky Bonifacio dijo...

Hermoso comienzo del calendario de Adviento!
No conocía su origen, gracias por compartirlo.

Brenda dijo...

Gran tarea nos dejas Matilde, comienza nuestro calendario

Siempre Mela dijo...

Un guiño precioso para recuperar el ritmo... gracias chicas!!!

Isabel Antonia Gallego Garriga dijo...

Gracias. Lindisima entrada para empezar el calendario de adviento. Muacc!!!

Ferbaires dijo...

Gracias Maty por un este nuevo comienzo juntas!!!!!!!!!
Una navidad más unidas por un click!!!!!!!!!!!!!!

Josymar Thomas dijo...

Hermoso Matiii!!!